Mi vida solo ha dado la vuelta una vez.

Voy a quedarme aquí todo el tiempo que haga falta. Estoy esperando la casualidad de mi vida, la más grande. Y eso que las he tenido de muchas clases.
Sí.
Podría contar mi vida, uniendo casualidades.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Terminé con un capullo.

Una mentira.
Dos.
Tres mentiras.
Cuatro.
Cinco mentiras.
Ya no más, por favor, hoy me duele la cabeza.
No te atrevas a mirarme a los ojos nunca más en tu vida. Nunca. Que tu repugnancia se quede contigo.
Yo ya no tengo tiempo para tonterías, y menos por unos pocos centímetros insatisfactorios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada